Tu portal sobre Análisis de conducta, conductismo e interconductismo Última actualización: 20/05/2005
Página Inicial Contextos

 

ALGUNOS POSTULADOS BÁSICOS DEL CONDUCTISMO DE B.F. SKINNER (1)

Algunos postulados basicos...

Dennis J. Delprato. Eastern Michigan University
Bryan D. Midgley. University of Kansas.

Trad.: Luis G. Zarzosa Escobedo. UNAM, Campus Iztacala

A pesar de la importancia de B.F. Skinner, de su impresionante obra escrita y la autoridad que se concede a su aproximación dentro de la psicología, los aspectos centrales de su psicología nunca se han presentado de una manera integrada. En este artículo, los autores tratan de cubrir esta necesidad sintetizando doce puntos básicos de la obra escrita de Skinner que caracterizan su conductismo.


El impacto del conductismo tanto dentro de la Psicología como fuera de ella, queda ilustrado por el destacado papel que jugó B.F. Skinner durante gran parte del siglo XX por su condición de liderazgo y principal exponente de esta visión de la psicología (Tilden, 1982; Heyduk & Fenigstein, 1984). La versión del conductismo de Skinner continúa ejerciendo una influencia significativa en la psicología y en la cultura en general. Algunos revisores que han llevado a cabo evaluaciones cuantitativas (Wyatt, Hawkins, & Davis, 1986) y cualitativas de su obra (Leahey, 1987) están de acuerdo en que la psicología de Skinner está viva y vigente. Una muestra aleatoria de miembros de la American Psychological Association, ubicaron a Skinner en primer lugar como uno de los personajes más importantes dentro de la psicología americana en el periodo posterior a la segunda guerra mundial (Gilgen, 1982). Y también lo colocaron en primer lugar en cuanto los acontecimientos e influencias más importantes para la psicología durante el mismo periodo, seguido por la llamada modificación de conducta (ampliamente asociada con Skinner), y en un cuarto lugar ubicaron el desarrollo de la psicología conductual (Gilden 1982). En razón de lo anterior resulta comprensible concluir que la figura de Skinner es ampliamente conocida y ha tenido una gran influencia.

A pesar de esta importante influencia de Skinner y su obra, así como la de muchos trabajos de destacadas autoridades en la materia (ej. Catania, 1980; Michael, 1985; Reese, 1986), nadie ha planteado explícitamente las características fundamentales de su trabajo, incluyendo los supuestos básicos de su aproximación a la psicología (ver también Nye, 1979; Skinner, 1974; Verplanck, 1954, como algunos intentos preliminares). Dada la inteligencia e influencia de Skinner, llama la atención este descuido. En un intento de llenar esta carencia, presentamos lo que consideramos los 12 puntos fundamentales del conductismo de Skinner.

En el presente trabajo seguiremos un formato donde se incluyan aseveraciones concisas relativas a cada suposición fundamental, acompañadas cuando menos por dos citas donde se aprecien las ideas correspondientes; y enseguida una discusión de cada una de ellas. Las citas usadas se derivan de un cuidadoso análisis de los trabajos publicados por Skinner que se consideran la mejor representación de su postura ante diferentes aspectos particulares. Aunque intentamos reducir al mínimo la traducción e interpretación de estas citas, no podemos garantizar que hayamos tomado en cuenta el contexto suficiente cuando planteamos las conclusiones derivadas del material escrito. Es posible que variaciones en el contexto nos conducirían a modificaciones, cuando menos en algunas de las características, pues no podemos descartar que las citas usadas no sean muestras representativas. Pero argumentar sobre su validez es lo que otorga un grado relativamente alto de consistencia interna en el sistema integral de Skinner, tal y como lo presentamos.

Los supuestos fundamentales que identificamos están organizadas en un orden cuasi lógico de tal manera que los que se presentan al final se apoyan en aquellos que se presentaron primero. Este esquema de organización refleja nuestro propio sistema para sintetizar la psicología de Skinner en un todo coherente. No evaluamos las características de manera aislada ni como un todo. Nuestra meta ha sido sintetizar el sistema del psicólogo más destacado de la segunda parte del siglo XX. Los puntos que analizamos se refieren al propósito de la ciencia, la metodología, el determinismo, el locus de control comportamental, el modelo de causalidad por las consecuencias, el materialismo, el comportamiento como materia de conocimiento, el reduccionismo, el organismo como el locus de cambio biológico, la clasificación de la conducta en respondiente y operante, el control de estímulos del comportamiento operante y la generalidad de los principios comportamentales.

PROPÓSITO DE LA CIENCIA: EL PRINCIPAL PROPÓSITO DE LA CIENCIA ES LA PREDICCIÓN Y EL CONTROL

Asumimos que se puede predecir y controlar el comportamiento del organismo individual. (Skinner, 1953, p. 35)

El objeto (de mi investigación) ha sido descubrir las relaciones funcionales que prevalecen entre los aspectos mensurables de la conducta y las variadas condiciones y eventos en la vida del organismo. El éxito de tal empresa estará dado en la medida en que la conducta pueda predecirse y controlarse como resultado de las relaciones descubiertas. (Skinner, 1972, pp. 257-258)

Si hemos alcanzado un adecuado entendimiento científico del hombre, deberíamos ser capaces de probar esto en el control y predicción de su conducta. (Skinner, 1972, p. 259)

Las técnicas de laboratorio... y sus aplicaciones tecnológicas, enfatizan la predicción y el control vía la manipulación de las variables. El éxito que se logre en el control de este objeto de conocimiento será su principal fuente de validez. (Skinner, 1972, p. 41)

Skinner planteó la predicción y el control como metas principales de la ciencia en lugar de las hipótesis o la comprobación de teorías. Él se oponía a los métodos deductivos, los cuales llevan a postular una teoría a priori y luego probarla a través de la evidencia empírica. Skinner obtuvo los datos empíricos primero y luego, por inducción, derivó los principios generales de las relaciones funcionales entre los eventos. Para asegurar que las relaciones funcionales entonces descritas, en realidad pertenecen a los eventos investigados, sugirió que los científicos las usaran para hacer predicciones y controlar los eventos subsecuentes. Una vez que los eventos son satisfactoriamente predichos y controlados, se comprueban las relaciones descubiertas previamente.

El énfasis de Skinner en la predicción y el control por encima de la teoría y la comprobación de hipótesis, se relaciona directamente con un aspecto muy malinterpretado de los planteamientos de su sistema. Aunque relegó la comprobación de la teoría respecto de la predicción y el control, en realidad solo estaba en contra del modo convencional de teorizar que se daba en la psicología. En su artículo “¿Son necesarias las teorías del aprendizaje?” Skinner (1950) describió las clases de teorías que él rechazaba como “cualquier explicación de un hecho observado, que se base en acontecimientos que se den en otra parte, a otro nivel de observación, descritos en otros términos, y medidos, si lo son, en diferentes dimensiones.” (p. 193). De cualquier modo, Skinnner resaltó la importancia de una teoría del comportamiento:

El comportamiento sólo puede ser comprendido satisfactoriamente yendo más allá de los actos en sí mismos. Lo que se necesita es una teoría del comportamiento. Pero el término “teoría” tiene tan mala reputación, que me apresuraría a explicar [que lo que no necesitamos son las teorías de tipo convencional] (1947, pp. 27-28)

Independientemente de que a los psicólogos experimentales les guste o no, la psicología experimental está inevitablemente destinada a la construcción de una teoría del comportamiento. Una teoría es esencial para la comprensión científica del comportamiento como asunto de conocimiento. (1947, pp. 28-29)

Más allá de la colección de las relaciones uniformes subyace la necesidad de una representación formal de los datos reducida a un número mínimo de términos. Una construcción teórica puede aportar más generalidad que cualquier ensamblaje de hechos (1950, pp. 215-216)

Skinner (1947) delineó los tres pasos básicos para la construcción de una teoría: (a) decidir sobre los datos básicos con los que se trabajará (los eventos que buscamos entender), (b) recabar los datos (relaciones funcionales, hechos) y (c) desarrollar conceptos explicatorios (teóricos) de manera inductiva. La suma de los hechos permite la emergencia de colecciones de conceptos (p. e. Teorías). Los siguientes enunciados muestran las afirmaciones de Skinner (1947) acerca de la importancia de teorizar y el rol central de la predicción y el control en este proceso:

Necesitamos llegar a una teoría del comportamiento humano que no sólo sea plausible, que no sólo sea lo suficientemente convincente para “vendérsela” a un gran público, sino una teoría que haya probado su valor dentro de la productividad científica. Debemos prepararnos, no sólo para hablar acerca de los problemas del mundo, sino para hacer algo al respecto de ello, para lograr la clase de control que es el objetivo de la investigación en la ciencia del comportamiento. La superioridad de tal teoría será entonces clara y no tendremos que preocuparnos por su aceptación. (p. 46)

La perspectiva de Skinner de que la esencia del comportamiento científico es la predicción y el control, concordaban con su posición respecto a la pregunta epistemológica de la naturaleza del conocimiento científico. En medio de las discusiones del operacionismo en psicología, Skinner (1945a) argumentaba en contra del acuerdo intersubjetivo como el principal criterio de aceptación para el conocimiento científico. Sugirió que el “acuerdo de todos los corazones en la definición de los términos psicológicos produce satisfacción, pero no progreso” (1945b, p. 293). Tal como lo señaló:

El criterio último para la validez de un concepto no es si dos personas están de acuerdo en su significado, sino si los científicos que emplean el concepto pueden operar exitosamente sobre su materia. Lo que importaba a Robinson Crusoe no era si estaba de acuerdo consigo mismo, sino si estaba logrando algo en el control sobre la naturaleza /1945b, p. 293)

De esta manera, la preocupación de Crusoe era la predicción y el control. Skinner planteó en numerosas ocasiones su teoría pragmática de la verdad (Zuriff, 1980); por ejemplo:

El conocimiento capacita al individuo para reaccionar adecuadamente ante el mundo que le rodea justamente porque lo hace con su misma conducta. (Skinner, 1953, p. 409)

(El conocimiento científico) es un cuerpo de reglas para la acción efectiva y hay un sentido especial en el que podría ser “verdadero”, cuando produce la acción más efectiva posible. (Skinner, 1974, p. 235)

Una proposición es “cierta” en la medida en que ayuda al que escucha a responder más efectivamente a la situación que se le describe. (Skinner, 1974, p. 235)

La epistemología pragmática de Skinner también abordaba las relaciones entre la ciencia y la tecnología y su relación con la cultura, en el sentido amplio de la palabra. Su idea era que la tecnología necesitaba basarse en principios sólidos para que su acción fuera efectiva, y de manera semejante plantea que la sobrevivencia en una cultura depende del control exitoso que se tenga sobre las condiciones que la amenazan (Skinner, 1971, 1978, 1978a, 1989). Skinner frecuentemente decía que la ciencia preocupada por la predicción y el control era preferible a aquella que se ocupaba de probar teorías cuando buscamos atender los problemas aplicados (fuera de laboratorio). Además, la posición de Skinner en cuanto al propósito de la ciencia y su epistemología pragmática se relacionan con sus estrategias de diseño experimental donde sólo se estudian organismos individuales. El afirmaba que “nadie va al circo a ver un perro promedio saltar por un aro de modo significativamente más rápido de lo que lo haría un perro sin entrenamiento en las mismas circunstancias” (Skinner, 1956, p. 228).

METODOLOGÍA: LA METODOLOGÍA ES EL ANÁLISIS FUNCIONAL, EN EL QUE SE REALCIONAN LAS VARIABLES INDEPENDIENTES AMBIENTALES CON LAS VARIABLES DEPENDIENTES DE TIPO CONDUCTUAL.

[La experimentación significa] que manipulamos ciertas “variables independientes” y observamos el efecto sobre la “variable dependiente”. En psicología la variable dependiente, en la cual buscamos producir un efecto, es la conducta. Adquirimos control sobre ella a través de las variables independientes. En última instancia, las variables que manipulamos las encontramos en el ambiente. (Skinner, 1947, p.20)

Nos aventuramos a predecir y controlar la conducta de un organismo. Esta es nuestra “variable dependiente” –el efecto para el que debemos encontrar su causa. Nuestras “variables independientes” –las causas de la conducta- son las condiciones externas de las cuales la conducta es una función. Las relaciones que se establecen entre las dos... son las leyes de una ciencia (Skinner, 1953, p.35)

El interés de Skinner estaba en la psicología como una ciencia experimental. La experimentación permite al investigador identificar relaciones confiables entre una clase de variables –la clase relativa a la manipulación ambiental- y la clase conductual. Skinner llamó relaciones funcionales a aquellas relaciones que ocurren cuando un cambio en una variable independiente genera un cambio en la variable dependiente. El proceso de investigación que lleva a la identificación de las relaciones funcionales se le llamó análisis funcional. El análisis funcional establece las relaciones que son los hechos básicos de una ciencia de la conducta.

El punto clave de la metodología de Skinner es la conexión entre un análisis funcional de tipo experimental, las relaciones funcionales y aquello que él llamó control de variables (sinónimo de las condiciones bajo las cuales ocurre la conducta y las condiciones o variables de las cuales la conducta es una función). Las variables independientes de las relaciones funcionales son las variables manipulables que permiten al científico predecir y controlar la conducta. Skinner (1953, pp. 32-33) ilustró este proceso usando el ejemplo de la predicción y control del beber un vaso de agua. Podemos controlar el beber manipulando variables tales como la privación, la temperatura de la habitación, el ejercicio y la cantidad de sal o urea en la comida ingerida antes del experimento. Para predecir si el individuo beberá o no, debemos tener control sobre cada una de estas condiciones que pueden manipularse, así como de las variables “extrañas”. En cambio, si apelamos a condiciones o estados hipotéticos (p.e. motivación, impulsos, sed, sentimientos) como variables causales que son inducidos por nuestras variables independientes, entonces estamos proponiendo ficciones explicativas que impiden una verdadera comprensión científica porque sólo “son un calmante de la curiosidad pues propician que la inquietud por saber tenga un fin prematuro.” (Skinner, 1957, p. 6). Es decir, que la búsqueda de las variables ambientales que controlan la conducta se ve truncada cuando, por ejemplo, planteamos que una persona sudó y tartamudeó a causa de la ansiedad, en vez de buscar las variables ambientales que controlaron la sudoración excesiva y el discurso no fluido.

Las aplicaciones clásicas de la metodología experimental se basan en la suposición de que permiten la identificación de relaciones causa-efecto; sin embargo Skinner se aparta de una adhesión estricta a este aspecto de la experimentación:

Una “causa” significa un cambio en la “variable independiente” y el “efecto” un cambio en la variable dependiente. La antigua conexión de causa-efecto se convierte en una “relación funcional”. Los nuevos términos no indican cómo una causa genera su efecto, simplemente afirman que los diferentes eventos tienden a ocurrir juntos en cierto orden. Esto es importante pero no crucial. No hay mayor problema en usar los términos “causa” y “efecto” en una discusión informal siempre que estemos dispuestos a sustituirlos por sus contrapartes más adecuadas (p.23).

Un aspecto sutil de la metodología de Skinner es que las variables independientes que más interesan son las contingencias selectivas a las que estuvo expuesto el individuo antes de la ocurrencia del segmento de conducta a explicar. (ver la sección de "Causalidad por las consecuencias") Esta perspectiva de las variables independientes como remotas en el pasado del individuo, se desvía del habitual modelo experimental en el cual se requiere que las relaciones “causales” sean antecedentes inmediatos del efecto, razón por la cual algunas veces se postulan causas mentales hipotetizadas. Una metodología experimental donde los efectos de las variables independientes (causales) se detectan después de determinados periodos de tiempo, contrasta con la visión conductual convencional en la que las variables independientes y dependientes hacen referencia a condiciones de estímulos y respuestas temporalmente contiguas.

DETERMINISMO: LA CONDUCTA ESTÁ DETERMINADA Y OBEDECE A LEYES O PRINCIPIOS.

[La Ciencia] es más que la mera descripción de eventos tal y como ocurren. Es un intento de descubrir que los eventos tienen un orden; que ciertos hechos muestran relaciones legítimas con otros acontecimientos... si vamos a emplear métodos científicos en el campo de los asuntos humanos, debemos asumir que el comportamiento está sujeto a leyes y está determinado. (Skinner, 1953, p.6)

Para tener una ciencia psicológica plena, debemos adoptar el postulado fundamental de que el comportamiento es un dato legítimo, que no es modificado por los aspectos caprichosos de cualquier agente libre –en otras palabras, que es algo completamente determinado. (Skinner, 1947. p.23).

Trabajar asumiendo el supuesto básico –de que hay un orden en el comportamiento sólo si puedo descubrirlo- no debe confundirse con las hipótesis de las teorías deductivas. (Skinner, 1956, p. 227).

El ser humano no está hecho como si fuera una máquina donde pueda analizarse su conducta en términos mecánicos. En las viejas teorías de la conducta... se representaba al hombre como un autómata; visión influida por la noción de máquina que prevalecía en el siglo XIX, pero las cosas han cambiado. Si se tratara de una máquina sólo lo sería en el sentido de un sistema muy complejo que se comporta de acuerdo a ciertos principios, pero que es de una complejidad extraordinaria. (Skinner, 1971, p. 202)

[En relación al planteamiento de eventos y condiciones determinantes que “fácilmente se pasan por alto”] Resulta muy fácil creer que contamos con la libre voluntad y que las personas tienen libertad de elección. Esta especie de generación espontánea de la conducta, se parece mucho a la época de Pasteur, donde se creía en la generación espontánea de gusanos y microorganismos (Skinner, 1974, pp. 53-54).

Skinner siguió la postura comúnmente aceptada de que el método científico comienza con una concepción determinista en vez de una no determinista. El científico asume que hay legalidad en los eventos y por lo tanto acepta el determinismo, de ahí que proceda a buscar relaciones sistemáticas entre eventos. En este sentido Skinner no fue distinto de otros pioneros, tales como Freud, quién intentó llevar la conducta humana al campo de la ciencia adoptando la postura de que ésta es ordenada y que pueden descubrirse sus regularidades por medio de métodos apropiados.

En el enfoque de Skinner, esta concepción determinista es fundamental para (a) hacer de la conducta humana algo accesible al conocimiento científico y (b) para lo que Skinner veía como la principal meta de la ciencia: la predicción y el control. De cualquier manera esta concepción, no implica la clase de determinismo mecánico en el que se pueda afirmar que un estímulo y una respuesta que ocurren contiguamente, por esa sola razón el primero provoque la segunda. (ver “Causalidad por las consecuencias”). De hecho, en los primeros trabajos de Skinner (1935) describió una relación conductual como la correlación entre una clase de estímulos y una clase de respuestas, o lo que hoy se describiría como una perspectiva molar.

Sostener que la conducta está determinada (es decir, que no es fortuita) es aceptar que está controlada, independientemente de que reconozcamos correctamente o no las fuentes de control. Un punto importante de su libro Más allá de la libertad y la dignidad (Skinner, 1971) es que señala cómo muchas formas de control nocivas no son evidentes y permiten que el individuo alimente la sensación de libertad. Skinner argumentó que los individuos se sienten mejor si se hacen a la idea de que están más allá de la influencia de los factores de control. El recomendaba que deberíamos identificar las fuentes que controlan nuestro comportamiento y de ese modo ejercer un mayor control sobre nuestras vidas en vez de dejar su destino en manos de otros que quizá no tengan como prioridad el bienestar del individuo. Este punto de la libertad y el control, parece haber sido ignorado de manera uniforme por los críticos de Skinner.

LOCUS DE CONTROL CONDUCTUAL: LAS CAUSAS DE LA CONDUCTA SE LOCALIZAN EN EL AMBIENTE.

El análisis experimental de la conducta busca directamente las causas antecedentes en el medio ambiente. (Skinner, 1974 p. 30).

El ambiente hizo su primera gran contribución durante la evolución de las especies, pero ejerce un tipo diferente de efecto durante la vida del individuo. La combinación de ambos efectos da como resultado el comportamiento que observamos en cualquier momento dado. (Skinner, 1974, p. 17).

Todo lo que hemos aprendido del análisis experimental de la conducta indica que el medio ambiente es el responsable de todas las funciones que anteriormente se le adjudicaban a los sentimientos y a estados internos del organismo observados introspectivamente. (Skinner, 1974, p. 248).

La principal diferencia entre Skinner y muchos psicólogos que objetan el punto de vista de que la conducta está determinada, que puede estar sujeta a leyes y que puede controlarse, gira en torno del origen de las variables que gobiernan o determinan la conducta. Skinner rechaza la idea de que las variables críticas se encuentren en el interior del individuo. Él plantea que pueden considerarse dos posiciones respecto al origen del control de la conducta. La del individuo autónomo, que habitualmente nos lleva a buscar estructuras y procesos mentales adentro del organismo. Y la otra alternativa es el examen del medio ambiente del individuo. Skinner (1947) encontró que la primera opción no conducía a una aproximación científica, en contraste con la segunda opción que se inspiraba en la perspectiva ambientalista.

La insistencia de Skinner en el determinismo no mental sino ambiental, fue consistente con muchos otros aspectos de su sistema. En cuanto a la predicción y control, siempre sostuvo que los intentos de predecir y controlar la conducta basadas en las causas centradas en el organismo habían fallado y que sólo las variables ambientales permitían alcanzar la meta fundamental del científico de la psicología. Localizar en el medio ambiente las variables que controlan la conducta, implica situar formalmente dichas variables dentro de un análisis funcional.

La confianza en el ambiente posibilita que el psicólogo se mantenga alejado de los intentos explicativos no conductuales (p.e., mentales). De ahí que en la definición de conducta se incluya la idea de un “intercambio con el mundo exterior” (Skinner, 1938, p. 6). De esta manera, el mundo exterior o medio ambiente es siempre un componente inherente en la definición de la conducta, y esta especificación nos permite determinar lo que el organismo está haciendo. La conducta no puede separarse del contexto ambiental en el cual ocurre. La conducta queda definida únicamente cuando se han identificado los factores ambientales críticos asociados a un segmento de comportamiento.

Skinner criticó las afirmaciones de que los eventos privados podían usarse para explicar la conducta: “Aunque las especulaciones acerca de lo que sucede dentro del organismo parecen sugerir que se completa una cadena causal de acontecimientos, en la práctica produce el efecto contrario. La cadena causal queda incompleta.” (Skinner, 1972, p. 268). La cadena está incompleta porque la ocurrencia del evento interno sigue sin explicarse. En última instancia para completar la cadena causal se acaba remitiéndo nuevamente a las causas ambientales. Se dice que un análisis conductual rastrea la cadena causal hacia atrás y no agregando elementos adicionales.

El punto crítico en el que puede tomarse una acción efectiva (predicción y control), no puede encontrarse en la psique. La fuerza explicativa de la vida mental ha ido declinado claramente conforme vamos entendiendo con mayor claridad el papel que juegan las condiciones ambientales (Skinner, 1974, p.210).

Al ubicar las causas de la conducta en el ambiente Skinner mantuvo consistencia con los supuestos de una concepción materialista (ver discusión posterior) pues deposita la confianza en el mundo físico en oposición a un mundo no físico como el de las estructuras y procesos mentales. Al ubicar los factores de control en el ambiente, la fuente de legitimidad en la explicación de la conducta resulta consistente con el sistema en su totalidad.

Finalmente, el intento de Skinner de poner el locus de control conductual en los eventos ambientales no significaba una negación de que las variables independientes podían aislarse dentro del organismo, como cuando se inyecta un agente farmacológico que acaba siendo una variable manipulable dentro del organismo. Lo que él rechazaba era el invento de estructuras internas, estados y procesos que pretendían explicar la variabilidad en la conducta. De manera equivocada se consideró que este “ambientalismo” excluía los factores genéticos. Para Skinner lo incompatible con lo ambiental no eran los factores hereditarios, sino el mentalismo y la suposición de un ser humano autónomo. La visión de Skinner acerca de la causalidad, que enseguida se considera, refleja el punto de partida de las versiones iniciales de un conductismo ambientalista.

CAUSALIDAD POR LAS CONSECUENCIAS: LA SELECCIÓN POR LAS CONSECUENCIAS ES EL PRINCIPAL MODO CAUSAL A TRAVÉS DEL CUAL EL AMBIENTE DETERMINA LAS RESPUESTAS DE LOS ORGANISMOS VIVOS.

En algunos aspectos el reforzamiento operante guarda semejanzas con la teoría evolutiva de la selección natural. Así como algunas mutaciones genéticas sobreviven o se extinguen por las consecuencias que tienen para la supervivencia, del mismo modo nuevas formas de conducta son seleccionadas o eliminadas a través del reforzamiento. (Skinner, 1953, p. 430)

La selección por las consecuencias es un modo de causalidad que únicamente se encuentra en organismos vivientes, o en dispositivos donde intervienen seres vivos. (Skinner, 1981, p. 501)

Como un modo de causalidad, la selección por las consecuencias se descubrió muy tardíamente en la historia de la ciencia... Se forzaban los hechos para que ajustaran con el patrón causal de la mecánica clásica. (Skinner, 1983. P. 502).

La ciencia se adhirió durante mucho tiempo a explicaciones que involucran una u otra versión de causalidad mecánica. Skinner señalaba que estos modelos de causalidad involucraban mecanismos clásicos donde se requiere de un agente que inicie la acción, como un estímulo, a la manera como lo plantean los modelos estímulo respuesta. En el caso de los primeros modelos conductuales estímulo-respuesta, el agente que iniciaba se encontraba en el medio ambiente externo del individuo. No había diferencias fundamentales entre estos modelos estímulo respuesta y los de naturaleza Freudiana o internalista, cuyos mecanismos de funcionamiento ubicaban dichos agentes iniciales adentro del organismo.

Inicialmente Skinner partió de nociones cercanas a la causalidad mecánica, derivada en parte del estudio de los sistemas del mundo inanimado, pero después se ajustó a un tipo de causalidad más acorde con los sistemas vivos. Él argumentaba que la selección natural darwiniana (ambiental) representaba un tipo de causalidad más aplicable a la biología, la psicología y otras ciencias de la vida. En esta visión se enfatiza una causalidad por las consecuencias, que resulta más aplicable a la psicología, en contraste con la causalidad mecánica donde se requieren causas antecedentes. Skinner defendía la causalidad por las consecuencias en el caso de la psicología. De acuerdo a este principio (Skinner lo llamaría “hecho”) de la selección por las consecuencias ambientales, la conducta ocurre como resultado de las condiciones ambientales concretas. Habitualmente los efectos (cambios en la conducta) son demorados, algunas veces demasiado, lo cual hace difícil que el observador detecte todo el proceso selectivo.

El condicionamiento operante de Skinner se basa en este novedoso modelo causal. En el estudio y aplicación del condicionamiento operante en su forma más elemental, se programan ciertos acontecimientos después de las respuestas. Con el paso del tiempo, Skinner y sus colegas construyeron sobre este procedimiento un cuerpo de datos suficientemente grande para justificar el principio en el que se basaron: La conducta está en función de sus consecuencias ambientales (pasadas). La selección por las consecuencias es una generalización de este principio. Desde su trabajo inicial, Skinner replanteó el modelo de causalidad de un estímulo antecedente -> y su respuesta, a un modelo operante donde se invierten los términos: respuesta -> medio ambiente. De este modo no le resultó difícil ajustarse a los supuestos básicos del modelo de causalidad por las consecuencias.

La postura de Skinner con respecto a la causalidad también lo llevó a un segundo punto de la hipótesis ambientalista. Su modelo causal de selección por las consecuencias, se aplica tanto a la ontogenia como a la filogenia de la conducta, es decir, tanto a los individuos como a la especie (Skinner, 1966b). De este modo se despejan las dudas respecto a un prejuicio asociado frecuentemente a las teorías ambientalistas (p.e. la supuesta negación o rechazo de la influencia de los factores genéticos en la conducta). Las contingencias filogenéticas o las contingencias asociadas a la supervivencia, son relaciones de tipo conducta-consecuencia que van seleccionando lo que parece ser conducta heredada. Y las contingencias ontogenéticas, o contingencias de reforzamiento, también son relaciones conducta-consecuencia que seleccionan el comportamiento que se va dando durante la vida del individuo. Dado que las contingencias responsables del comportamiento heredado pueden ocurrir en la historia evolutiva de la especie, son más difíciles de verificar que las contingencias de reforzamiento que un experimentador puede manipular.

Con la extensión del modelo de causalidad de la filogenia de la conducta a la ontogenia de la conducta, Skinner neutralizó cualquier crítica de que su conductismo fuera una forma de ambientalismo que negara los aspectos hereditarios. Existe, claramente, un rol de la participación genética en la conducta a través de las contingencias asociadas a la supervivencia. De cualquier manera, sería una sobre simplificación tomar a los genes como determinantes de la conducta. La postura de Skinner era que la conducta per se no es heredada. Esto se aclara posteriormente en su noción del organismo como locus de cambio (ver más adelante: “El organismo como locus de cambio biológico”). En cambio, lo que puede ser heredado es la susceptibilidad a las contingencias ontogénicas; de este modo, la genética tiene que ver con toda la conducta tal como lo hacen aquellos factores considerados como ambientales.

MATERIALISMO: EL DUALISMO ES FALSO, EL ÚNICO MUNDO ES EL MUNDO FÍSICO.

Los eventos públicos y privados tienen la misma clase de dimensiones físicas. (Skinner, 1963,p. 953)

La tarea del análisis científico es explicar como la conducta de las personas como sistema físico se relaciona con las condiciones bajo las cuales evolucionó la especie humana y las condiciones bajo las cuales viven los individuos. (Skinner, 1971, p. 149)

[Mi] posición puede establecerse de esta manera: lo que se siente u observa introspectivamente no es un mundo de naturaleza no-física de la conciencia, la mente o la vida mental, sino el propio cuerpo del observador. (Skinner, 1974, p. 17)

Una pequeña parte del universo está contenida dentro de la piel de cada uno de nosotros. No hay ninguna razón por la cual esto debiera tener un estatus físico especial únicamente porque esté dentro de este límite. (Skinner, 1974, p. 21)

No se asume ninguna clase especial de mente. Un mundo físico genera tanto acciones físicas como las condiciones físicas dentro del cuerpo a las cuales responde la persona cuando una comunidad verbal arregla las contingencias necesarias para que lo haga. (Skinner, 1974, p. 220)

Los conductistas anteriores a Skinner trataron de deshacerse del dualismo. El dualismo sostiene que el mundo consiste de dos reinos fundamentales: el físico (el cuerpo o materia) y el no físico (la mente o espíritu). La materia existe en el espacio y el tiempo, mientras que la mente existe fuera de coordenadas espacio-temporales. La mayoría de los dualistas contemporáneos sostienen que el reino físico puede influenciar al reino no físico, y viceversa (p.e., Eccles,1989). En cambio Skinner sostenía que su análisis proporcionaba una explicación completa de la conducta sin hacer referencia a esas relaciones entre los mundos físico y no físico, la postura inicial de la dicotomía dualista resultaba innecesaria e impedía un análisis efectivo. Su alternativa era entonces el materialismo.

El materialismo sostiene que el mundo está compuesto de cosas materiales o físicas, que varían en sus estados y relaciones, pero nada más. Este monismo lo expresó claramente Skinner (1945b): “Lo que le hace falta (a los análisis dualistas) son las audaces y excitantes hipótesis conductistas de que aquello que uno observa y habla pertenece siempre al mundo ‘real’ o ‘físico’ (o al menos a ‘un’ solo mundo)” (p.293). De esta manera, los eventos privados se refieren a los eventos “reales”, y su estatus ontológico es idéntico a cualquier otro aspecto del mundo físico.

LA CONDUCTA COMO OBJETO DE CONOCIMIENTO: EL OBJETO DE LA CIENCIA PSICOLÓGICA ES LA CONDUCTA Y NADA MÁS QUE ESO.

Si la Psicología es la ciencia de la vida mental –o de la mente o la experiencia consciente- entonces debería desarrollar y defender una metodología especial, lo cual todavía no se ha realizado exitosamente. Por otro lado, si se trata más bien de la ciencia que estudia la conducta de los organismos, ya sean humanos o de otro tipo, entonces es parte de la biología, una ciencia natural cuyos métodos están probados, son efectivos y están disponibles. (Skinner, 1963, p. 951)

¿Qué le ha sucedido a la psicología como ciencia del comportamiento? (Skinner, 1987, p.780)

La Psicología debería delimitar su objeto de conocimiento a algo accesible [e.j. la conducta]. (Skinner, 1987b p.785)

Para Skinner, el primer paso para desarrollar una teoría útil para el entendimiento científico es la identificación la naturaleza de los eventos fundamentales. La psicología tenía que comenzar con la idea inequívoca de que estos eventos son de naturaleza conductual. Esto colocaba a Skinner dentro del movimiento conductista que se gestó a principios del siglo XX. Junto con la visión pragmática de que la predicción y control son los propósitos de la ciencia, el valor y el éxito de cualquier conocimiento está determinado por el grado en el cual éste conocimiento es útil para predecir y controlar la conducta. La otra alternativa a la conducta como materia de conocimiento, implica optar por la mente o la vida mental, lo cual nos lleva a las explicaciones mentalistas de la conducta. Skinner (1963) consideró que dar un énfasis básico a la mente no era algo deseable porque esta estrategia no contribuye a la predicción y control de la conducta.

Todos en algún momento hemos escuchado que la psicología contemporánea es al menos en parte conductista, en el sentido de que, en una forma u otra, se da algún tipo de medición como resultado de la observación de la conducta de los individuos, ya sean sus expresiones verbales, su escritura en un papel, o algo más. Skinner (1974) objetó esta visión metodológica de conductismo porque ve a la conducta como una simple variable dependiente que es un indicador de algo más aparte de la propia conducta (p.e., la mente, la cognición, la actividad cerebral), y por lo tanto alienta la idea de que la psicología es la ciencia de la conducta y de la vida mental. El resultado es que la conducta acaba subordinándose a los aspectos mentales o al sistema nervioso. La posición de Skinner (1938), reiterada frecuentemente, era que “la conducta debía ser tratada como materia de conocimiento por derecho propio” (p.440) sin que esto significara cuestionar la importancia de las neurociencias del comportamiento (Skinner, 1989, p.130). Él sostenía que “podemos predecir y controlar la conducta sin saber nada de lo que está pasando dentro [aunque] un análisis completo requeriría la acción conjunta de ambas ciencias, cada una con sus propios instrumentos y métodos” (Skinner, 1989, p. 130).

Existen dos subtemas principales que se deben considerar cuando se discute el énfasis conductual en Skinner. El primero tiene que ver con la definición de conducta, lo cual es más bien abstracto. Por ejemplo, la conducta es la acción del organismo completo y no partes de él: “lo que se comporta es el organismo como un todo” (Skinner, 1975, p. 44); y por otro lado, considera que para describir un episodio de conducta, uno no puede restringirse únicamente al organismo que se está comportando. “La conducta es lo que un organismo está haciendo” (Skinner, 1938, p.6) lo cual podemos determinarlo observándolo pero en relación con su ambiente, es decir, “la acción del organismo sobre el mundo exterior” (Skinner,1938, p. 6). El rechazo de Skinner a la actividad de los músculos y órganos per se como la esencia de la conducta psicológica, se abordará más adelante en la sección sobre: La clasificación de la conducta como respondiente y operante.

El segundo punto importante que surge de la posición conductista de Skinner se refiere a su aparente rechazo a todo lo mental. La historia del movimiento conductista está lleno de confrontaciones entre lo mentalista y lo conductual, tanto en los intentos de explicación como en la investigación. Skinner consideraba que el enfoque conductista estaba mal orientado pues (a) se ignoran los eventos que sirven como variables manipulables y que han dado lugar para hablar de la mente y la conciencia, (b) plantean los auto reportes para referirse a los eventos de tipo mental, y (c) usan la conducta como un indicador de la actividad mental a la que consideran como algo fundamentalmente diferente de la conducta. Él distinguió los eventos privados de los públicos, aunque no consideraba que fueran diferentes en cuanto a la materia de la que estaban hechos (ver la sección sobre “El Materialismo”). Los eventos públicos son aquellos que son accesibles a otros observadores, mientras que los eventos privados se caracterizan por su accesibilidad limitada. Esto es, los eventos privados (p.e un dolor de muelas) son observables sólo para el individuo en cuyo cuerpo está ocurriendo dicho evento. Dado que otros no pueden observar directamente ciertos eventos psicológicos, los eventos observables de tipo conductual (públicos) se separan de los llamados eventos mentales (privados), de este modo se mantiene una posición completamente conductual respecto a los aspectos psicológicos. Por supuesto que con esto Skinner no estaba incluyendo como materia de estudio los eventos mentales per se, sino simplemente se ocupaba del análisis de aquellos eventos conductuales que se describen en la psicología convencional y en el sentido común como de naturaleza “mental”. Skinner señalaba que “el problema de lo privado se puede abordar desde una perspectiva más prometedora tomando como punto de partida la conducta más que la experiencia inmediata” (p.953) y que

Es particularmente importante que una ciencia del comportamiento enfrente el problema de la privacidad. Y esto puede hacerse sin abandonar la postura básica del conductismo. Dentro de la ciencia se habla frecuentemente de cosas que no se pueden ver ni medir. Cuando alguien lanza una moneda al aire y esta cae, debemos asumir que también hay una sacudida de la tierra. Está fuera de discusión si se debe ver y medir el efecto sobre la tierra, pero se debe asumir dicho efecto simplemente por el asunto de la consistencia de los datos. Una adecuada ciencia de la conducta debe contemplar los eventos que tienen lugar debajo de la piel, no como mediadores fisiológicos de la conducta, sino como parte de la conducta misma. Esto puede ayudar a lidiar con estos eventos sin tener que asumir que tienen una naturaleza especial o que deben ser estudiados de manera especial. La frontera de la piel no es un límite tan importante. Los eventos privados y públicos tienen la misma clase de dimensiones físicas. (p. 953)

De esta manera, Skinner, alentó las investigaciones de las llamadas sensaciones, percepciones, imágenes, pensamiento, conciencia y cosas similares, pero no trató estos eventos privados como fundamentalmente diferentes de cualquier evento público organísmico y ambiental de los que fueron la clase original de eventos que se estudiaron en el conductismo.

REDUCCIONISMO Y NO REDUCCIONISMO.

La postura de Skinner parece ser más ambigua en el tema del reduccionismo, tanto así, que presentamos dos concepciones divergentes.

Reduccionismo: el objeto de estudio de la psicología es reductible (al menos en cuanto a la biología)

Eventualmente debemos asumir, que los hechos y principios de la psicología podrán ser reductibles no solo a la fisiología, sino a la bioquímica y de la química a la física subatómica. (Skinner, 1947, p. 31)

El organismo que se comporta, eventualmente podrá describirlo y explicarlo el anatomista y el fisiólogo. Hasta donde tenga que ver con la conducta, ellos nos darán información de la dotación genética de las especies y explicarán cómo esta dotación cambia durante la vida del individuo, y por qué, como resultado de esto, el individuo responde de una determinada manera en ciertas ocasiones. (Skinner, 1975 p.42)

El fisiólogo del futuro nos dirá todo lo que se puede conocer sobre lo que está pasando en el interior del organismo que se comporta. Su explicación constituirá un importante avance sobre el análisis comportamental porque éste último es necesariamente “histórico” -es decir, reducido a relaciones funcionales que poseen lagunas temporales-. Hoy se hace algo que mañana afecta el comportamiento de un organismo. Al margen de la claridad con que pueda establecerse el hecho, se pierde un paso y debemos esperar a que el fisiólogo lo suministre. Podrá mostrar como se cambia un organismo cuando se le expone a las contingencias de refuerzo, y por qué el organismo cambiado se comporta de una manera diferente, posiblemente en un momento muy posterior. Lo que él descubra no puede invalidar las leyes de una ciencia del comportamiento, pero ayudará a tener un cuadro de la acción humana más completo. (Skinner, 1974, p.215)

No reduccionismo: la conducta no puede ser explicada completamente en términos de la biología o cualquier otra disciplina de niveles “más básicos”.

[Este trabajo] no es necesariamente mecanicista en el sentido de que en última instancia no se reduce el fenómeno de la conducta al movimiento de partículas, puesto que no es algo que se haga ni algo que se considere esencial. (Skinner, 1938, p.433)

La conducta es una materia de conocimiento por derecho propio, y …se le puede estudiar con métodos aceptables sin detenerse en explicaciones reduccionistas. (Skinner, 1961, p 64)

No necesitamos una descripción explícita, sea anatómica o fisiológica de la dotación genética para describir…la conducta…Ni necesitamos considerar la anatomía ni la fisiología para observar cómo la conducta del individuo cambia por su exposición a las contingencias de reforzamiento durante su vida, y cómo, resultado de ello, acabe comportándose de cierta manera en determinadas circunstancias. (Skinner, 1975, p.42-43)

Una ciencia de la conducta es necesaria tanto para propósitos teóricos como prácticos aun cuando en otro nivel se entienda completamente al organismo que se comporta. (Skinner, 1975,p.43)

Discusión

La concepción reduccionista establece que un evento de un nivel se puede explicar en términos de otro que se supone más simple o de un nivel más básico. Sin embargo, la posición no reduccionista argumenta en contra de estos supuestos que remiten la explicación del evento psicológico a los eventos de la biología o cualquier otra disciplina, alegando que la conducta puede y debe tratarse como un objeto de estudio válido por derecho propio sin apelar a otro nivel de explicación.

Si la postura de Skinner fuera inequívocamente reduccionista, entonces estaría de acuerdo con el materialismo científico convencional, de acuerdo con el cual, la ciencia trata con el mundo material, en contraste con el mundo espiritual o idealista, y donde es posible y deseable intentar explicar los eventos en términos de conceptos materialistas que están en los niveles más básicos. De acuerdo a esta visión, una forma extrema de reduccionismo materialista consideraría a la física subatómica como la base explicativa de los eventos psicológicos.

Skinner mostró un lado no reduccionista de su conductismo, tal como lo ilustramos en el apartado sobre “No reduccionismo:...” En un punto del libro Sobre el conductismo, explícitamente desaprobaba el reduccionismo, alegando que en su aproximación de ninguna manera se reducía ningún aspecto humano y subrayaba que, por ejemplo, el conductismo no “reduce los sentimientos a estados corporales... no reduce a comportamiento los procesos de pensamiento... o reduce la moralidad a ciertos rasgos del ambiente social” (Skinner, 1974, p. 241).

En la posición aparentemente anti reduccionista de Skinner se introduce cierta ambigüedad, cuando hace referencia a la fisiología del futuro, pues él afirma que “Su explicación constituirá un importante avance para el análisis conductual, porque este último es necesariamente ‘histórico’ –es decir, reducido a relaciones funcionales que poseen lagunas temporales-.” (Skinner, 1974, p. 215). ¿Esto implica que algún día la psicología se verá reducida a la fisiología? Parece que hay afirmaciones del autor que apoyan esta idea:

En general rechazo cualquier apelación a la fisiología para explicar el comportamiento, sobretodo en los terrenos en donde la fisiología está [en el momento actual] menos avanzada que el análisis de la conducta y no ha abordado los procesos [¿lo podrá hacer algún día?] responsables de la conducta que se atribuye a las contingencias de reforzamiento. (Skinner, 1982, p.190)

Parece que la clave para entender la posición de Skinner en cuanto al reduccionismo, es que apoya el análisis fisiológico en la medida que demuestre ser útil para llenar las lagunas temporales en el análisis funcional de las relaciones que se dan entre la exposición individual a las contingencias ambientales y la conducta resultante. En la medida en que el propósito del análisis de la conducta es la predicción y el control de la conducta, (ver el inciso: “Propósito de la ciencia.”), un análisis funcional definitivamente tiene una prioridad más alta que el análisis fisiológico. Aunque esto último sólo es una posibilidad, no puede excluirse.

EL ORGANISMO COMO EL CENTRO DEL CAMBIO BIOLÓGICO: EL ORGANISMO CAMBIA A TRAVÉS DE LA HISTORIA AMBIENTAL Y EVOLUTIVA, Y LOS CAMBIOS SON BIOLÓGICOS.

Las historias evolutiva y ambiental cambian al organismo (Skinner, 1971, pp. 195-196)

[El fisiólogo del futuro] será capaz de mostrar cómo cambió un organismo cuando se le expuso a las contingencias de reforzamiento y por qué el organismo cambiado se comporta de una manera diferente, posiblemente en un momento muy posterior. Lo que él descubra no puede invalidar las leyes de una ciencia de la conducta, pero ayudará a tener una imagen más clara y completa de la acción humana. (Skinner, 1974, p. 215)

Ambas clases de contingencias [filogenéticas y ontogenéticas] cambian al organismo de tal manera que éste se ajusta a su ambiente en el sentido de comportarse de manera más efectiva. (Skinner, 1966b, pp. 1211-1212)

La gente cambia por las contingencias de reforzamiento, pero no almacenan información acerca de ello. (Skinner, 1988e, p. 53)

Las contingencias de reforzamiento cambian al individuo; como resultado, ahora éste se comporta de manera diferente. (Skinner, 1988d, p. 409)

La relación entre la historia ambiental y el comportamiento actual es tan importante que abordaremos este punto a la luz de otra suposición. Esta tiene que ver con el locus y la forma de los cambios inducidos por las consecuencias selectivas, esto aclara por qué Skinner subraya las relaciones biológico-conductuales en primer lugar. Pero no aclara dónde se colocó Skinner con respecto al reduccionismo o no reduccionismo.

Más allá de la conducta, ¿qué es lo que cambia en un organismo cuando está expuesto a contingencias efectivas? La respuesta de Skinner era que el organismo cambiaba, pero no del modo psicológico convencional (p. ej. psíquicamente, mentalmente, cognitivamente). En el caso de la selección natural, el organismo cambia en el sentido que queda dotado de una fisiología que hace posible el condicionamiento: “Lo que se ha seleccionado parece sensible a las contingencias ontogenéticas” (Skinner, 1966b, p 1208). En el caso del condicionamiento operante, las contingencias de reforzamiento cambian biológicamente al organismo durante el transcurso de su vida.

El énfasis de Skinner en las contingencias selectivas que cambian a los organismos biológicamente, contrasta con las explicaciones dadas en términos de los conceptos de una psicología tradicional que plantea dispositivos de adquisición y almacenamiento. Si restringimos nuestra atención a las contingencias ontogenéticas, el problema de explicación que surge, tiene que ver con el hueco temporal entre la exposición a las contingencias de reforzamiento y el cambio conductual subsiguiente. Skinner consideraba insatisfactoria la visión de un organismo biológicamente vacío para manejar el asunto de la mediación de los efectos del reforzamiento en el tiempo, pero para ser consecuentes con los supuestos básicos de una posición materialista (ver la discusión previa), también consideraba igualmente equivocadas las explicaciones no físicas (ej. mentalistas). Él rechazó la noción de un organismo que internaliza cognoscitivamente las contingencias de reforzamiento, ya sea en forma de información, conocimientos o expectativas que requieren de un mecanismo de almacenamiento desconocido el cual se puede activar posteriormente cuando ocurre de nuevo la conducta. La alternativa a estos procesos y estructuras mentales modificadas por las contingencias de reforzamiento, es un organismo afectado biológicamente. Negar la alteración de condiciones mentales, no significa negar que las contingencias de reforzamiento modifiquen algo “lo que es sentido como sentimientos u observado introspectivamente como estados mentales... (éstos) ... son los productos de ciertas contingencias de reforzamiento”. (Skinner, 1988b, p. 175).

CLASIFICACION DE LA CONDUCTA EN RESPONDIENTE Y OPERANTE: HAY DOS GRANDES CLASES DE CONDUCTA, O MÁS ESPECÍFICAMENTE, DE RELACIONES FUNCIONALES: RESPONDIENTE Y OPERANTE.

La clase de conducta que se correlaciona con un estímulo provocador específico, puede llamarse conducta respondiente y la correlación misma denominarse respondiente. El término implica el sentido de una relación con un evento previo. La conducta que no está bajo esta clase de control le llamaremos operante y cualquier caso específico una operante (Skinner, 1938, p. 20)

[Hay dos procesos involucrados] a través de los cuales los organismos individuales adquieren conductas apropiadas en ambientes nuevos. A través del condicionamiento respondiente (pavloviano), las respuestas confeccionadas previamente por la selección natural pueden ponerse bajo el control de nuevos estímulos. A través del condicionamiento operante, pueden fortalecerse (“reforzarse”) nuevas respuestas mediante acontecimientos que ocurren enseguida de la conducta. (Skinner, 1981, p. 501)

Esta noción amplía la definición de la conducta considerada como objeto de conocimiento. La clasificación nos remite a la distinción original entre la conducta voluntaria e involuntaria. De acuerdo con Skinner, el término involuntario, cuando se usa de manera adecuada, se refiere a conducta provocada o a los reflejos que están más asociados al trabajo de Pavlov. La causalidad mecánica se aplica a esta clase de conducta; las respuestas involucradas en una relación funcional de este tipo son verdaderas respuestas en la medida que dependan de eventos inmediatos previos. (Skinner, 1953, p. 64). El término respondiente se aplica a esta clase de relaciones funcionales estímulo-respuesta, y se modifican sólo en la medida que se pueda cambiar el estímulo que provoca la respuesta. El condicionamiento respondiente se refiere precisamente a este proceso de cambio del estímulo provocador. Skinner incluyó en su trabajo las ideas de Pavlov pero encontró que la clase de conducta conocida comúnmente como “voluntaria” era de mayor interés y relevancia para la psicología.

Quizá una de las contribuciones más novedosas de Skinner a la ciencia de la conducta se encuentre en la clase de comportamiento llamada operante, donde se aplica el modelo de causalidad por las consecuencias (ver la sección previa “Causalidad por las consecuencias”). La conducta operante se define por las relaciones funcionales que se dan entre clases de respuestas (no de casos específicos de respuesta) y las consecuencias ambientales. El término operante “enfatiza el hecho de que la conducta opera sobre el ambiente generando consecuencias”. (Skinner, 1953, p. 65)

Una definición más completa de la conducta operante requiere distinguir entre lo que es una clase de respuestas y lo que son casos particulares o instancias de una respuesta (p.e., Skinner, 1953, p. 65, 1969, p. 131). Esta última se especifica en términos de una estructura o topografía y se refiere a una ocurrencia específica y particular de una respuesta. Por ejemplo: “El pichón picó la tecla a las 12:53 p.m.” y “Eduardo bebió el día de hoy un vaso de agua entre las 4:00 y las 4:02 p.m.” En cambio cuando se trata de definir la clase de respuesta “picar una tecla”, se hace independientemente del momento específico en que ocurrió una instancia. Se le define como aquel conjunto de conductas que tienen un determinado impacto sobre el medio ambiente (como puede ser el cierre de un switch) lo cual va más allá de instancias particulares y de la forma de la respuesta. En razón de esta distinción entre clases de respuesta e instancias de respuesta, Skinner define la operante de la siguiente manera:

El término pone de relieve el hecho de que el comportamiento opera sobre el medio ambiente para producir consecuencias. Las consecuencias definen las propiedades respecto a las cuales las respuestas se llaman de manera similar. El término se utilizará tanto como adjetivo (conducta operante), como sustantivo para designar la conducta definida por una consecuencia dada. (Skinner, 1953, p. 65)

De acuerdo con esta definición, una operante se define como una clase de respuesta que puede fortalecerse por los eventos (reforzadores) que le siguen inmediatamente; pero el hecho de que se fortalezca o no, no tiene que ver con la definición.

En los aspectos teóricos, de investigación y de aplicaciones prácticas del constructo de la operante, Skinner subrayó que las contingencias entre las operantes y los eventos consecuentes resultaba crucial para la predicción y el control de la conducta operante. De hecho, Skinner, (1969) también vinculó la definición de conducta operante a demostraciones experimentales en las que se modifica una clase de respuesta como función de sus consecuencias. Por ejemplo.

[En la discusión del acto de “encender la luz”:] la topografía de la respuesta se describe adecuadamente como “encender la luz”. Si la aparición de la luz es reforzante [cursivas nuestras], entonces “encender la luz” se hace más probable;. . la topografía y las consecuencias definen la operante. (p. 128)

Es siempre una respuesta [instancia] sobre la cual, un reforzamiento dado (consecuencia) es contingente sobre las cualidades que definen las particularidades de la operante. De esta manera, un conjunto de contingencias define una operante. (p. 131)

Describir el hecho del paso del agua por nuestras manos, puede representar adecuadamente una definición de la topografía de la respuesta, pero “lavarse las manos” es una “operante” en el sentido de que cuando uno se comportó de dicha manera en el pasado, nuestras manos quedaron limpias – una condición que ha llegado a ser reforzante [cursivas nuestras] porque ha reducido la probabilidad de que nos critiquen o nos contagien. Una conducta con la misma topografía de las manos, puede ser parte de otra operante si el reforzamiento hubiera consistido de la simple estimulación (p.e., hacer “cosquillas”) (p. 130)

Catania (1973) se refirió a este último uso del término operante como funcional, el cual se usa habitualmente en las discusiones teóricas. Él notó que en la sección del método de los reportes experimentales, el término se usaba descriptivamente, es decir, sin hacer referencia a su modificación en función de las consecuencias.

LA TASA DE RESPUESTA COMO DATO FUNDAMENTAL.

Skinner propuso la probabilidad de respuesta como el concepto básico de medida de su ciencia. Sin embargo la probabilidad no es algo que se pueda medir directamente, y mediciones como la latencia y la magnitud no son apropiadas para la conducta operante porque tales conductas no son provocadas por estímulos antecedentes. Skinner sugería que “En el condicionamiento operante ‘fortalecemos’ una operante en el sentido de hacer que la respuesta sea más probable o, de hecho más frecuente.” (Skinner, 1953, p.65). De esta manera, la solución de Skinner al carácter único de la operante fue medir la probabilidad primaria a través de la frecuencia de la respuesta, o más precisamente, “el tiempo que transcurre entre una respuesta [instancia] y la respuesta [instancia] que le precede inmediatamente, o en otras palabras, la tasa de respuesta” (Skinner, 1938, p.58)

PROPÓSITO.

El concepto de operante, conjuntamente con varios de los supuestos que hemos presentado hasta este punto, resultan cruciales para entender el manejo que hace Skinner de nociones como propósito, significado e intención en la conducta. Consideremos un episodio en el que el individuo “se lavó las manos”. Esta instancia de respuesta es parte de una historia y no es una operante. De cualquier manera, lo que el individuo hizo puede verse con toda propiedad como una conducta operante basándonos en que cuando la persona se ha comportado de manera similar anteriormente, sus manos quedaron más limpias, situación que se convirtió en reforzante, porque socialmente ha sido elogiado, ha reducido la posibilidad de que lo critiquen o ha hecho menos probable un posible contagio. En este caso, podríamos hablar de la clase operante “lavarse las manos”. Es posible que la misma topografía participe en la definición de otra conducta operante, como lo podrán constatar aquellos que trabajan con personas con alguna discapacidad, donde, por ejemplo la misma topografía puede verse involucrada en una clase de conducta denominada “estimulación corporal” sobre la base de que las consecuencias críticas de instancias pasadas no han sido aquellas que definen el lavarse las manos, sino simplemente las de la estimulación táctil. La intención y el propósito se entienden mejor en términos de las variables que controlan la conducta (ver la sección sobre Metodología):

El propósito no es una propiedad de la conducta en sí misma; es una manera de referirse a variables que controlan el comportamiento (Skinner, 1953, p.88)

Cuando alguien dice que puede saber el significado de una respuesta, quiere decir que es capaz de inferir algunas de las variables de las cuales la respuesta generalmente es función. (Skinner, 1957, p.14)

El lavarse las manos y la estimulación corporal tienen consecuencias muy diferentes aunque compartan las mismas topografías; la orientación futura (propósito) de las dos operantes es lo que las distingue.

Reemplazar el propósito por la selección, en combinación con la causalidad por las consecuencias (ver discusión previa), llevó a Skinner a una propuesta concerniente a la evolución de las prácticas culturales. Las implicaciones de esto (p.e., 1953, 1969, 1971, 1972, 1981, 1987ª), las discutió ampliamente comenzando con su novela utópica Walden dos (1948). En nuestra discusión previa de la causalidad por las consecuencias, señalamos que Skinner aplicó este modelo a la filogenia (selección natural en la biología) y a la ontogenia (la conducta de los individuos). Al nivel de la evolución de las prácticas culturales características de un grupo de gente, Skinner sugirió que las consecuencias selectivas son aquellas que contribuyen a la sobrevivencia del grupo. Así, la evolución cultural es un tercer tipo de selección natural. Él argumentaba que en este contexto las consecuencias demoradas de las prácticas culturales (e.g., el control sobre el fuego) “son muy remotas como para reforzar la conducta de cualquier miembro del grupo” (Skinner, 1989 p.117)

EL CONTROL DE ESTÍMULOS EN LA CONDUCTA OPERANTE: LA CONDUCTA OPERANTE PUEDE PONERSE BAJO EL CONTROL DE ESTÍMULOS ANTECEDENTES, Y LA DESCRIPCIÓN DE LA CONDUCTA OPERANTE REGULARMENTE REQUIERE TRES TÉRMINOS ELEMENTALES Y SUS INTERRELACIONES FUCIONALES.

La ocasión en la cual ocurre el comportamiento, el comportamiento mismo y sus consecuencias, se interrelacionan en las contingencias de reforzamiento …Como resultado del lugar que ocupa en estas contingencias, un estímulo que está presente cuando se refuerza una respuesta, adquiere cierto control sobre la respuesta. En este caso no desencadena la respuesta como en el reflejo; simplemente hace más probable que vuelva a ocurrir. (Skinner, 1974, p.73-74)

Una formulación adecuada de la interacción entre un organismo y su ambiente siempre debe especificar tres cosas: (1) la circunstancia en la cual ocurre la respuesta (2) la respuesta en sí misma, (3) las consecuencias reforzantes. Las interrelaciones entre ellas son las “contingencias de reforzamiento.” (Skinner, 1969, p. 7)

Bajo ciertas condiciones, los experimentadores pueden “activar” o “desactivar” confiablemente la conducta operante presentando y retirando estímulos. Tales relaciones estímulo-respuesta pueden incluso tener la apariencia de relaciones respondientes; sin embargo un análisis más detallado revelará que estos efectos son el resultado sistemático de una exposición previa del organismo a contingencias respuesta-consecuencia condicionales a la presencia o ausencia de un estímulo particular. En el caso más simple, la ocurrencia de instancias particulares de una clase de respuesta, son seguidas por el reforzamiento únicamente en la presencia de un estímulo. Se dice que este estímulo adquiere control discriminativo sobre la operante. Una vez que se ha desarrollado el control de estímulos discriminativos, el experimentador puede manipularlos como variables independientes para controlar la conducta operante. En este sentido, el estímulo es definitivamente una variable que puede controlar la conducta en cuestión. Sin embargo, su estatus como variable controladora es condicional en tanto que las relaciones funcionales entre estímulos discriminativos y conducta dependen en una historia de relaciones selectivas conducta-consecuencia en presencia de un estímulo. En contraste con la función desencadenadora de los estímulos en las relaciones respondientes, en las relaciones operantes se dice que el estímulo discriminativo “establece la ocasión” para la respuesta. Aun cuando un estímulo discriminativo tenga la apariencia de un estímulo provocador, se pueden rastrear sus orígenes funcionales en las relaciones operantes conducta-consecuencia, no es apropiado encuadrarlo dentro del modo causal de una relación reflejo estímulo-respuesta.

Para tomar en cuenta el desarrollo del control del estímulo discriminativo en la conducta operante, la descripción de la conducta requiere no sólo de las relaciones funcionales respuesta-reforzador, sino también las relaciones estímulo discriminativo-respuesta. El resultado es la contingencia de “tres términos” –estímulo discriminativo; respuesta; y consecuencia reforzante. La contingencia de tres términos constituye la unidad de análisis fundamental de la conducta operante.

La noción skinneriana de la contingencia de tres términos como la unidad básica del control de estímulos, fue una salida radical del modelo reflexológico estímulo-respuesta, de acuerdo con el cual, el organismo solo puede responder (en el sentido convencional del término) a estímulos previos, ya sean físicos o mentales. En términos del esquema operante, en su nivel más elemental, la clase de comportamiento llamada voluntaria es aquella que es susceptible de alterar su probabilidad de ocurrencia en presencia de estímulos discriminativos, pues en la historia del organismo, ante la presencia de estos estímulos la conducta ha sido seleccionada por sus consecuencias.

SOBRE LA GENERALIDAD DE LOS PRINCIPIOS CONDUCTUALES: TODA COMPLEJIDAD DE LA ACTIVIDAD HUMANA -INCLUYENDO EL LENGUAJE, EL PENSALMIENTO, LA CONCIENCIA Y LA CIENCIA - SON CONDUCTAS A LAS CUALES SE APLICAN ESTOS PRECEPTOS.

Esta suposición final de la psicología de Skinner quizá revela la porción más revolucionaria de toda su carrera; su intento por lograr que ningún rasgo de la experiencia humana permaneciera sin ser abarcado por el entendimiento científico. La amplitud de las aplicaciones que se muestran en esta sección, se puede complementar con sus artículos referentes a la tecnología de la educación, el comportamiento psicótico, la creatividad artística, la génesis de un poema, los productos literarios y los experimentos de telepatía (Skinner, 1972).

En cuanto al lenguaje

Nuestra primera responsabilidad es la simple descripción: ¿cuál es la topografía de este importante aspecto de la conducta humana? Una vez que hemos respondido esta pregunta, al menos en forma preliminar, podemos pasar al estadio llamado explicación: ¿qué condiciones son relevantes para que se presente la conducta?, ¿cuáles son las variables de las que es función? Una vez que las hayamos identificado, podremos explicar las características dinámicas de la conducta verbal dentro de un marco de referencia apropiado para considerar la conducta humana como un todo. (Skinner, 1957, p.10)

Al lenguaje se le da el carácter de cosa, algo que la persona adquiere y posee. Los psicólogos hablan de la “adquisición del lenguaje” en la infancia. Se dice que las palabras y frases de las cuales se compone el lenguaje son instrumentos utilizados para expresar significados, pensamientos, ideas, proposiciones, emociones, necesidades, deseos y muchas otras cosas que están en la mente del que habla. Un punto de vista mucho más productivo es considerar que el comportamiento verbal es únicamente comportamiento. Sólo que tiene un carácter especial porque lo refuerzan sus efectos sobre las personas (inicialmente, otras personas, pero más adelante la misma persona que habla). Como resultado, está libre de las relaciones espaciales, temporales y mecánicas que se dan en el comportamiento operante donde intervienen consecuencias no sociales. (Skinner, 1974, pp. 88-89)

En el último apartado sobre la generalidad de los principios conductuales, Skinner (1945a, 1945b) incluyó cuatro clases de comportamiento complejo con lo cual configuraba una psicología conductual completa. En ella se presenta un primer bosquejo de una aproximación al lenguaje que no es ni mentalista ni está en términos de un conductismo estímulo-respuesta y que Skinner subsecuentemente utilizó como punto de partida para abordar el pensamiento, el significado de ser conciente y la naturaleza de la ciencia. Skinner (1957) rechazó las perspectivas tradicionales acerca del lenguaje visto como “el uso de las palabras”, “la comunicación de ideas” “el compartir significados”, “la expresión del pensamiento” y cosas por el estilo. Fue consistente con su postura acerca del objeto de estudio de la psicología (ver la sección de: La conducta como objeto de conocimiento), Skinner tomó el lenguaje como una conducta por derecho propio. Por esta razón consideró que (a) es preferible el término de conducta verbal, (b) esta conducta pertenece a la clase de conducta voluntaria (operante), (c) las consecuencias del ambiente la seleccionan diferencialmente, (d) dicha conducta es susceptible de análisis funcional y (e) el punto de partida para su descripción es la contingencia de tres términos (ver la sección: “Control de estímulos en la conducta operante”).

La conducta verbal funciona de un modo diferente a la conducta no humana de presionar una palanca o picar una tecla a pesar de presentar ciertas semejanzas superficiales. Podemos describir la conducta no humana de presionar una tecla en términos físicos, o una conducta humana en una situación no social como el caminar hacia un objeto y tomarlo. En contraste, los humanos frecuentemente actúan “sólo en forma indirecta sobre el ambiente del cual surgen las últimas consecuencias de su conducta... en vez de ir a un bebedero, una persona que tiene sed simplemente ‘pide un vaso de agua’” (Skinner, 1957, p. 1). El rasgo especial de la conducta verbal es que otras personas están involucradas de modo crucial, al menos de manera indirecta, mediando las consecuencias de la conducta del hablante. Como tal, la conducta verbal tiene variables de control especiales (como las sociales). Se da un peso fundamental al rol que juegan las demás personas, en vez de dárselo a la referencia o a la correspondencia con la realidad, que se plantea en las teorías del lenguaje. Skinner objetó la perspectiva convencional de que las palabras o grupos de palabras significan o se refieren a objetos. Fue consistente con la lógica que siguió para la clasificación de la conducta en respondiente y operante, y con esta lógica analizó temas como los propósitos, la intención y el significado. Skinner trató el significado de las palabras en términos de las variables que determinan su ocurrencia en algún momento dado. De acuerdo a su enfoque, se dice que explicamos algún concepto y entendemos lo que significa cuando identificamos las variables involucradas en su control. Por ejemplo, el significado de la palabra “fuego” es diferente cuando se trata de una orden para un cuerpo de bomberos; cuando se dice ante un edificio en llamas, o cuando previamente se mencionaron las palabras “viento y lluvia”.

El análisis de Skinner acerca del rol de la conducta verbal lo llevó a reconocer la naturaleza compleja de las relaciones que controlan aquellas operantes que tienen que ver con lo que los psicólogos llaman procesos cognoscitivos. Específicamente, él propuso que la conducta operante puede clasificarse en dos categorías; las moldeadas por las contingencias y las gobernadas por reglas.

Aquella conducta que satisface un complejo conjunto de contingencias, y de este modo permite resolver un problema, puede verse como el resultado directo del moldeamiento por las contingencias …o la conducta puede ser evocada por estímulos relacionados a dicha contingencia, ya sea que los haya construido la misma persona que enfrenta el problema o por otros. La diferencia entre el seguimiento de una regla y la conducta moldeada por las contingencias se hace obvia cuando contrastamos instancias particulares que son muy claras en un caso y en el otro. (Skinner, 1966 p.241)

Una persona que está siguiendo instrucciones, aceptando consejos, considerando advertencias u obedeciendo reglas o leyes, no se comporta exactamente de la misma manera que la que se ha encontrado expuesta directamente a las contingencias, porque una descripción de las contingencias nunca es completa o exacta (usualmente se le simplifica para poder enseñarla y que se comprenda fácilmente) y porque las contingencias que sustentan la regla rara vez se cumplen completamente. (Skinner, 1974, p.125)

En este punto, hemos discutido una de las dos clases de conducta operante. La conducta moldeada por las contingencias es la clase que con mayor claridad: (a) sigue el principio de la selección por las consecuencias, y (b) se puede poner bajo un control de estímulos y se describe usando la contingencia de tres términos. Con el agregado de la conducta gobernada por reglas como una clase operante, Skinner (1966ª) extendió en gran medida el panorama de su aproximación al mundo de la conducta humana. La conducta gobernada por reglas ocurre cuando el individuo se está comportando de acuerdo a reglas explícitas, consejos, instrucciones, modelamiento, planes, máximas y cosas semejantes. Las reglas son estímulos que especifican contingencias; ya sea directamente o como implicaciones derivadas de la experiencia, la regla especifica una consecuencia ambiental si se da cierto modo de comportamiento (e.g., “Se dará un regalo gratis a las primeras 100 personas que entren a la tienda” y “El estudiante que quiera aprobar el curso debe asistir a todas las clases”).

Si le damos un consejo a alguien de “como hacer amigos e influir en las personas” su comportamiento puede cambiar hasta el punto de actuar de acuerdo a nuestras reglas. Sin embargo, el efecto último del consejo descansa en las contingencias ambientales anunciadas en nuestra advertencia para comportarse de acuerdo a ciertas reglas. Las reglas funcionan como un estímulo discriminativo (ver la sección: “Control de estímulos en la conducta operante”), y una persona seguirá las reglas en la medida “que se haya reforzado el comportamiento previo en respuesta a un estímulo verbal semejante” [i.e. reglas, consejos, etc.] (Skinner, 1966a p 244). De esta manera, la selección por las consecuencias es un punto central en el desarrollo y mantenimiento del comportamiento gobernado por reglas aunque no de manera tan directa como en los casos de conducta fortalecida por las contingencias. La profunda incidencia de los factores sociales en la conducta humana hace que muchos casos de conducta humana sean el producto tanto de las contingencias como de las reglas.

Sobre el pensamiento

La perspectiva más sencilla y satisfactoria consiste en considerar al pensamiento como conducta, ya sea verbal o no verbal, encubierta o descubierta. El pensamiento no es un proceso misterioso responsable de la conducta, sino que es la conducta misma en toda la complejidad de sus relaciones de control, la relacionada con un ser humano que se comporta y con un ambiente en el cual vive. (Skinner, 1957, p. 449)

La vida mental y el mundo en el que existe son invenciones. Se han inventado como analogías del comportamiento externo que ocurre en condiciones externas. Pensar es comportarse. El error consiste en ubicar la conducta dentro de la mente. (Skinner, p. 104)

En la interpretación de la conducta verbal, se plantea implícitamente un escucha que responde a los estímulos verbales de un hablante (Skinner, 1957). Ese “logro humano fundamental al que llamamos ‘pensamiento’” tiene que ver (aunque no completamente) con los casos en los que el hablante también funciona como escucha (e.g. como cuando uno habla consigo mismo), y en especial cuando los demás no pueden observar esta conducta. (Skinner, 1957 p. 433) Esto no significa que Skinner haya tomado la vieja posición conductista que identificaba el pensamiento con el habla sub-vocal. Su visión fue considerablemente más sofisticada. La principal característica del pensamiento es que las personas se comportan con respecto a sí mismas, lo cual significa que las relaciones de control no involucran a otras personas. De este modo la propia conducta tiene, tanto un efecto cubierto como descubierto de auto estimulación; lo cual ilustra nuevamente que el marco teórico skinneriano no se apega a un modelo superficial E-R. Aunque frecuentemente el pensamiento es tanto cubierto (no observable para otros) como verbal, éste se puede hacer abierto (si alguien está en la presencia del que se comporta, y pude realmente observarlo) y no está restringido a la conducta verbal. El punto crítico del pensamiento no se relaciona con las distinciones entre verbal y no verbal, abierto o cubierto, privado o público, ni a la fuerza o debilidad de la conducta (Skinner, 1957, 1989). De acuerdo con Skinner el pensamiento es conducta, tanto verbal como no verbal, abierta o cubierta, débil o fuerte.

En nuestra opinión uno de los rasgos más sutiles y significativos del conductismo de Skinner se refiere a la noción de que el pensamiento puede ser encubierto o conducta no verbal abierta. Recordemos que la definición de la conducta verbal tiene un carácter especial: la participación de consecuencias sociales que puede incluir también a los propios hablantes. El comportamiento no verbal implica que no participan las consecuencias sociales; sino los componentes del ambiente no social de la persona que se comporta. Lo que resulta de esto es que

Pensar es hacer algo que hace posible otras conductas. Resolver un problema es un ejemplo. Un problema es una situación que no evoca una respuesta efectiva; solucionamos el problema cambiando la situación hasta que ocurre una respuesta. Llamar por teléfono a un amigo es un problema cuando no sabemos el número, y lo resolvemos buscándolo en algún registro. (Skinner, 1989 p. 20)

A nosotros nos parece que Skinner tomó la posición radical de que todo el pensamiento es conducta operante y toda conducta operante es pensamiento. “La tradición y la conveniencia parecen estar de acuerdo al confinar el análisis del pensamiento humano a la conducta operante” (1957, p. 449). Parece que este es el mensaje que está “detrás” de su aseveración de que “En lo que respecta a la ciencia de la conducta, el hombre pensante es simplemente el hombre que se comporta” (p. 452) y en expresiones como “En el sentido más amplio posible, el pensamiento de Julio Cesar fue simplemente la suma total de las respuestas que emitió ante el complejo mundo que le tocó vivir” (Skinner, 1957, p. 451-452) y “los procesos cognitivos son procesos conductuales; se refieren a las cosas que la gente hace” (Skinner, 1989,.p 23). Si estamos en lo correcto, la conducta operante –el tema más sobresaliente de toda su obra— abarca completamente las principales preocupaciones de la psicología mentalista a la que aspiraba remplazar con su conductismo.

Sobre la conciencia

Ser consciente, como una forma de reaccionar a nuestra propia conducta, es un producto social. . . El individuo se vuelve consciente de lo que está haciendo sólo después que la sociedad ha reforzado las respuestas verbales respecto a su comportamiento como fuente de estímulos discriminativos. El comportamiento que se describe (la conducta de la cual uno es conciente) posteriormente puede volverse encubierta y (para agregar una dificultad más) así volverse una respuesta verbal. Considerando la historia de la revolución conductual, no deja de ser irónico que conforme desarrollamos un vocabulario teórico más efectivo para el análisis de la conducta, también ampliamos las posibilidades de entender la conciencia, definida como lo hemos venido señalado (Skinner, 1945a, p. 277)

Yo creo que todas las especies no humanas son concientes en el sentido [de que ven, oyen, sienten, etc.] tal como lo hacen todos los humanos antes de adquirir la conducta verbal... Pero ellos no se dan cuenta que lo están haciendo... Una comunidad verbal le hace preguntas al individuo como las siguientes, “¿Qué estás haciendo?” “¿Ves esto?” “¿Qué vas a hacer?” y cosas por el estilo, y de este modo presenta las contingencias para que pueda haber el comportamiento auto-descriptivo que es el aspecto medular de una clase diferente de conciencia (Skinner, 1988a, p. 306)

En la discusión previa acerca de la posición de Skinner en cuanto a la conducta como objeto de estudio de la psicología, se mostró que no se evitaba el asunto de los eventos privados. Su análisis del pensamiento es un ejemplo de cómo afrontó con decisión el problema de los aspectos privados. La conciencia o el darse cuenta de... es otro aspecto de la experiencia humana que frecuentemente se considera como algo privado. Skinner interpretó la conciencia como algo que no se restringe a los humanos, pero aceptó el carácter único de la conciencia humana. Lejos de tratar a los seres humanos como ratas o pichones más complejos, Skinner señaló que había algo distintivo en la conducta humana.

Skinner (1974) distinguió entre dos clases de consciencia. La conciencia1 que forma parte del darse cuenta del ambiente del organismo, como cuando decimos que “se tiene conciencia del entorno que nos rodea”. Las personas a las que se considera inconscientes ya no están bajo el control de estímulos de los eventos que ocurren tanto dentro como fuera de su cuerpo, y pueden hablar sin ser “conscientes del efecto que producen en quienes las escuchan.” Tanto los humanos como los no humanos son conscientes en este sentido.

Las diferentes especies sienten dolor en el sentido de responder a los estímulos dolorosos, lo mismo que ven una luz u oyen un sonido en el sentido de responder apropiadamente a esos estímulos, pero no hay contingencias verbales que les hagan concientes del dolor, entendiendo por ello el percatarse que sienten dolor, o de la luz o el sonido, en el sentido de darse cuenta que están viendo o que están oyendo. (Skinner, 1974, p. 220)

Así, para Skinner, la conciencia, estaba (probablemente), restringida a los humanos debido a su naturaleza social-verbal. Las demás personas arreglan las contingencias verbales para que podamos describir nuestro comportamiento, permitiéndonos establecer reglas entre este comportamiento y las variables que lo controlan. Este intento de vincular la especificidad de la conciencia2 humana con las contingencias verbales que siempre son sociales, hicieron que el conductismo skinneriano tuviera un rasgo “radicalmente” social, que no parece haber sido muy valorado por la psicología social convencional.

En cuanto a la ciencia

El comportamiento del lógico, el matemático y el científico es la parte más difícil del campo del comportamiento humano y posiblemente el fenómeno más sutil y complejo que se haya sometido al análisis lógico, matemático o científico, pero no porque todavía no se le haya analizado bien debemos concluir que se trata de una clase de campo, al cual sólo podemos aproximarnos con una clase diferente de análisis. (Skinner, 1974, p. 235)

El conocimiento científico es comportamiento verbal aunque no necesariamente lingüístico. Es un cuerpo de reglas para una acción efectiva, y en un sentido especial puede ser “verdadero” cuando se traduce en la acción más efectiva posible. (Skinner, 1974, p. 235)

El científico primero interactúa con el mundo igual que las demás personas, y tiene un comportamiento moldeado por las contingencias. Se convierte en científico cuando comienza a describir las contingencias y a diseñar experimentos que las hagan más claras. El producto último, las “leyes” de la ciencia, gobiernan el comportamiento del científico como un cuerpo de reglas que deben seguirse. La conducta del científico se refuerza por las mismas consecuencias que se dan en la conducta original moldeada por contingencias, pero ahora el control se da por estímulos diferentes. (Skinner, 1988c, p. 197)

En el artículo “El análisis operacional de los conceptos psicológicos”, Skinner (1945a) tomó como punto de partida el análisis funcional (ver la sección sobre Metodología) para su cuestionamiento a los términos, conceptos y constructos psicológicos. Básicamente, su posición planteaba que, dado que los productos de la ciencia eran el resultado de la conducta verbal, la mejor forma de aproximarse a una epistemología era describiendo la conducta del científico. De esta manera el conocimiento o los conceptos científicos tendrían el mismo estatus que cualquier otro segmento de conducta humana. En otros escritos posteriores planteó las implicaciones de esta epistemología empírica (e.g., Skinner, 1957, 1963, 1974). De acuerdo con esta manera de aproximarse al conocimiento, los conceptos no son tan importantes, lo que es importante son las condiciones bajo las cuales el científico usa los términos (i.e., las variables controlantes). En otras palabras, el significado de los términos científicos, se maneja de la misma manera que cualquier otro episodio conductual (ver: “Clasificación de la conducta en respondiente y operante”). Los conceptos y el conocimiento no significan otra cosa más que sus variables de control. No implican alguna otra información desconocida sobre las cosas.

Este enfoque epistemológico radicalmente naturalista de Skinner, ha recibido poca atención hasta la fecha, y dudamos que pocos o solo los más dedicados estudiantes del conductismo estén familiarizados con él. Sin embargo, algunos trabajos teóricos han elaborado algunas extensiones de la epistemología de Skinner hacia temas de filosofía de la ciencia (Hineline, 1980; Lamal, 1983; Malagodi, 1986; Malagodi y Jackson, 1989; Schnaitter, 1978, 1984; Williams, 1986; Zuriff, 1980, 1985) tomando como punto de partida el enfoque operante, para de ahí ahondar en las complejidades del comportamiento (p.e., en lo relacionado con la distinción entre el comportamiento moldeado por las contingencias o el gobernado por reglas). Muy posiblemente escucharemos todavía más de esta interpretación biológico-psicológica de aspectos que faltan por conocer.

Eventualmente seremos capaces de incluir, y tal vez comprender, nuestra propia conducta verbal como científicos. Si finalmente encontramos que nuestra idea sobre la conducta verbal invalida nuestra estructura científica desde el punto de vista de la lógica y el valor-verdad, peor para la lógica, la cual también quedará abarcada por nuestro análisis (Skinner, 1945ª, p.277)

CONCLUSIÓN.

El propósito del presente trabajo fue examinar los supuestos básicos del conductismo de Skinner. Esto dejó en claro un conjunto coherente de supuestos fundamentales. Para aquellos interesados en profundizar su conocimiento sobre esta influyente y compleja perspectiva de la psicología, recomendamos tener presentes los supuestos básicos mientras examinen otras obras de reconocida autoridad como las de Catania (1980), Day, (1975, 1983), Michael, (1985), y Reese, (1986), y sobre todo, los propios escritos de Skinner (p.e., 1953, 1957, 1974)


REFERENCIAS

  • Catania, A. C. (1973). The concept of operant in the analysis of behavior. Behaviorism. I. 103-116.
  • Catania, A. C. (1980). Operant theory: Skinner. In G. M. Gazda & R. J. Corsini (Eds.). Theories of learning (pp. 135-177). Itasca. IL: F. E. Peacock.
  • Day, W. (1975). Contemporary behaviorism and the concept of intervention. In W. J. Arnold (Ed). Nebraska symposium on motivation 8vol. 23. pp. 65-131). Lincoln; University of Nebraska Press.
  • Day, W. (1983). On the difference between radical and methodological behaviorism. Behaviorism, 11, 89-102.
  • Eccles, J. C. (1989). Evolution of the brain: Creation of the self. London: Routledge.
  • Gilgen, A. R. (1982). American psychology since World War II. A profile of the discipline. Westport, CT: Greenwood Press.
  • Heyduk, R. G., & Fenigstein, A. (1984). Influential works and authors in psychology: A survey of eminent psychologists. American Psychologist, 39 556-559.
  • Hineline, P. N. (1980). The language of behavior analysis: Its community, its functions, and its limitations. Behaviorism, 8, 67-86.
  • Lamal, P. A. (1983). A cogent critique of epistemology leaves radical behaviorism unscathed. Behaviorism, 11, 103-109.
  • Leahey, T. H. (1987). A history of psychology: Main currents in psychological thought (2nd ed.). Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall.
  • Malagodi, E. F. (1986). On radicalizing behaviorism: A call for cultural analysis. The Behavior Analyst, 9, 1-17.
  • Malagodi, E. F. & Jackson, K. (1989). Behavior analysts and cultural analysis: Troubles and issues. The Behavior Analyst, 12, 17-33.
  • Michael, J. L. (1985). Behavior analysis: A radical perspective. In B. L. Hammonds (Ed.), Psychology and learning (pp. 99-121). Washington, DC: American Psychological Association.
  • Nye, R. D. (1979). What is B. F. Skinner really saying? Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall.
  • Reese, E. P. (1986). Learning about teaching from teaching about learning: Presenting behavioral analysis in an introductory survey course. In V. P. Makosky (Ed.). G. Stanley Hall lectures (Vol. 6, pp. 69-127). Washington, DC: American Psychological Association.
  • Schnaitter, R. (1978). Private causes. Behaviorism, 6, 1-12.
  • Schnaitter, R. (1984). Skinner on the “mental” and the “physical.” Behaviorism, 12, 1-14.
  • Skinner, B. F. (1935). The generic nature of the concepts of stimulus and response. Journal of General Psychology, 5, 427-458.
  • Skinner, B. F. (1938). The behavior of organisms. New York: Appleton-Century-Crofts.
  • Skinner, B. F. (1945a). The operational analysis of psychological terms. Psychological Review, 52, 270-277.
  • Skinner, B. F. (1945b). Rejoinders and second thoughts. Psychological Review, 52, 278-294.
  • Skinner, B. F. (1947). Experimental psychology. In. Dennis (Ed.), Current trends in psychology (pp. 16-49). Pittsburgh, PA: University of Pittsburgh Press.
  • Skinner, B. F. (1948). Walden two. New York: Macmillan.
  • Skinner, B. F. (1950). Are theories of learning necessary? Psychological Review, 57, 193-216.
  • Skinner, B. F. (1953). Science and human behavior. New York: Free Press.
  • Skinner, B. F. (1956). A case history in scientific method. American Psychologist, 11, 221-233.
  • Skinner, B. F. (1957). Verbal behavior. Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall.
  • Skinner, B. F. (1961). The flight from the laboratory. In W. Dennis (ed.). Current trends in psychological theory (pp. 50-69). Pittsburgh, PA: University of Pittsburgh Press.
  • Skinner, B. F. (1963). Behaviorism at fifty. Science, 140, 951-958.
  • Skinner, B. F. (1966a). An operant analysis of problem solving. In B. Kleinmuntz (Ed.). Problem solving: Research, method, and theory (pp. 225-257). New York: Wiley.
  • Skinner, B. F. (1966b). The phylogeny and ontogeny of behavior. Science, 153, 1205-1213.
  • Skinner, B. F. (1969). Contingencies of reinforcement. Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall.
  • Skinner, B. F. (1971). Beyond freedom and dignity. New York: Knopf.
  • Skinner, B. F. (1972). Cumulative record (3rd ed.). New York: Appleton-Century-Crofts.
  • Skinner, B. F. (1974). About behaviorism. New York: Knopf.
  • Skinner, B. F. (1975). The steep and thorny way to a science of behavior. American Psychologist, 30, 42-49.
  • Skinner, B. F. (1978). Why don’t we use the behavioral sciences? Human Nature, I, 86-92.
  • Skinner, B. F. (1981). Selection by consequences. Science, 213, 501-504.
  • Skinner, B. F. (1982). Postscript. In R. Epstein (Ed.), Skinner for the classroom: Selected papers (p. 190). Champaign, IL: Research Press.
  • Skinner, B. F. (1987a). Upon further reflection. Englewood Cliffs, NJ: Prentice-Hall.
  • Skinner, B. F. (1987b). Whatever happened to psychology as the science of behavior? American Psychologist, 42, 780-786.
  • Skinner, B. F. (1988a). Behaviorism at fifty. In A. C. Catania & S. Harnad (Eds.), The selection of behavior: The operant behaviorism of B. F. Skinner. Comments and consequences (pp. 278-381). New York: Cambridge University Press.
  • Skinner, B. F. (1988b). The operant side of behavior therapy. Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry, 19, 171-179.
  • Skinner, B. F. (1988c). The operational analysis of psychological terms. In A. C. Catania & S. Harnad (Eds.), The selection of behavior: The operant behaviorism of B. F. Skinner. Comments and consequences (pp. 150-217). New York: Cambridge University Press.
  • Skinner, B. F. (1988d). The phylogeny and ontogeny of behavior. In A. C. Catania & S. Harnad (Eds.), The selection of behavior: The operant behaviorism of B. F. Skinner. Comments and consequences (pp. 382-461). New York: Cambridge University Press.
  • Skinner, B. F. (1988e). Selection by consequences. In A. C. Catania & S. Harnad (Eds.), The selection of behavior: The operant behaviorism of B. F. Skinner. Comments and consequences (pp. 11-76). New York: Cambridge University Press.
  • Skinner, B. F. (1989). Recent issues in the analysis of behavior. Columbus, OH: Merrill.
  • Verplanck, W. S. (1954). Burrhus F. Skinner. In W. K. Estes, S. Koch, K. MacCorquodale, P. E. Meehl, C. G. Mueller, W. N. Schoenfield, & W. S. Verplanck (Eds.). Modern learning theory (pp. 267-316). New York: Appleton-Century-Crofts.Williams, B. A. (1986). On the role of theory in behavior analysis. Skinner, B. F. (1988e). Behaviorism, 14, 111-124.
  • Wyatt, W. J., Hawkins, R. P., & Davis, P. (1986). Behaviorism: Are reports of its death exaggerated? The Behavior Analyst, 9, 101-105.
  • Zuriff, G. E. (1980). Radical behaviorist epistemology. Psychological Bulletin, 87, 337-350.
  • Zuriff, G. E. (1985). Behaviorism: A conceptual reconstruction. New York: Columbia University Press.

(1) Delprato D.J. y Midgley B.D. (1992) Some fundamentals of BF Skinner's Behaviorism. American Psychologyst, 47, 1507


PAGINAS RELACIONADAS CON ESTE ARTÍCULO EN CONTEXTOS:

Características fundamentales del pensamiento de Skinner. Autor: Gerardo Primero Los objetivos de este texto son explicitar en forma clara y concisa las ideas fundamentales de Skinner. Basado en el texto de Delprato, D.J. y Midgley, B.D.

PAGINAS DE INTERES EN CONTEXTOS SOBRE SKINNER:

 

DANOS TU OPINIÓN

Puntúa lo leído según consideres la información acertada, informativa y/o de interés.

Excelente Bueno Normal Malo Muy malo

¿Deseas hacer un comentario al respecto de lo leído?:

Título del comentario:

Introduce tus comentarios aquí debajo:

Nombre y correo electrónico (opcionales)

Nombre:

correo electrónico:

Por favor, enviadme la respuesta a mi dirección de correo electrónico

Artículos
Vida cotidiana
Preguntas y Respuestas

Biografías

Bibliografía
Humor
Enlaces
Quienes Somos
Editorial
Lista de Análisis de Conducta
Copyright Contextos:
aviso legal
Visión optimizada para pantalla 800 X 600.
Navegador: Internet Explorer 5.0
info@conducta.org